martes, 25 de octubre de 2016

Los dibujos y la literatura en la vida infantil.

Yudi Vargas: “El día que no ilustro es como si me faltara algo en mi interior”

El arte cobra protagonismo en la campaña a la carrera presidencial de Estados Unidos. No es algo nuevo, la contraofensiva cultural ha sido apoyo u opositor de regímenes totalitarios y gobiernos democráticos desde hace muchos años.

Yudi Vargas es ilustradora, ha trabajado en #Libros infantiles, relatos cortos y múltiples proyectos artísticos. En una entrevista exclusiva para Blasting News analiza el valor y la importancia del arte en el panorama actual.

¿Qué cambios notas en la literatura infantil de los últimos años?

Cuando era niña me hubiese encantado leer los libros infantiles que hoy en día existen, ahora que soy adulta los encuentro más fácilmente y junto con mi hija sigo siendo lectora de ellos, anteriormente no era así, la búsqueda de libros infantiles, sobre todo los libros ilustrados, era más difícil, hoy en día existen más escritores infantiles, editoriales, ilustradores, psicólogos, pedagogos, profesores, librerías, bibliotecas, distribuidoras y más medios, que hacen que a un niño le llegue más fácilmente un libro. Los cambios en la literatura infantil que más he notado no solo es que han ido mejorando el aspecto comunicativo, formativo, psicológico o terapéutico de los textos sino también han ido mejorando el aspecto estético y visual del libro, con la ayuda de la ilustración infantil el pequeño lector comprende mejor el mensaje que se quiere transmitir y por lo tanto le ayuda a desarrollar su imaginación.


¿Crees que se ha perdido el mundo onírico y mágico de la infancia en los textos para niños?

No creo, al contrario se ha ido incrementando más, a día de hoy existen historias de todo tipo que son extraordinarias que evocan el mundo onírico y mágico a los niños, para mí es un aspecto importante de la literatura infantil que no debería faltar. Casi siempre busco libros de este tipo, a mi hija y a mi nos encantan, son historias que nos "teletransportan" y hacen que nuestra imaginación vuele a niveles altos, nos divierten mucho. En cambio, lo que si creo que se está perdiendo en los niños es el hábito a la lectura, la influencia de otras distracciones como la TV, los videojuegos, Internet, entre otros hacen que ellos lean menos. Ellos leen porque alguien les inculca o les da ejemplo es importante que las familias, los organismos educativos, sus tutores, amistades, etc… den ejemplo de lectura, para que no se pierda un tesoro tan valioso como son los libros.

¿Cuál es tu sensación como ilustradora del valor terapéutico de dibujar?

El día que no ilustro es como si me faltara algo en mi interior, la ilustración me hace alcanzar un conocimiento más profundo de mí misma, no solo me lleva a un estado de calma sino que se convierte en un hilo conductor entre mi mundo interior y el de los demás, como ilustradora siento que con mis ilustraciones tengo la posibilidad de construir una historia, darle forma a un mensaje, potenciar la creatividad, ofrecer nuevas expresiones y comunicar mis ideas hacia los demás. Es mi forma de lenguaje más profunda.

¿Que busca un niño cuando se acerca a un libro ilustrado?

Creo que un niño cuando se acerca a un libro ilustrado es porque la ilustración le ha llamado a él. La búsqueda de un libro ilustrado para un niño estará condicionado por sus vivencias, su entorno, sus gustos, sus influencias y su cultura, entonces el libro puede ser que lo busque a él, un niño busca según sus necesidades y curiosidades, cuando ilustro un libro infantil busco trasmitir al niño el mensaje de la mejor forma para que pueda potenciar su imaginación, sentir nuevas sensaciones y a la vez divertirle. #Animación #anime


imagen de la ilustradora Yudi Vargas

miércoles, 19 de octubre de 2016

En Ecuador, mujeres emprendedoras encuentran esperanza post-terremoto.

Mujeres asistentes al taller en Calceta esperan atentamente sus diplomas de participación. Foto: ONU Mujeres/Romina Garzón





Entre los árboles de algodón, las flores tropicales y el mar de la costa este de Ecuador, en Manabí —una de las provincias más afectadas por el terremoto ocurrido el pasado 16 de abril—se levantan pequeños poblados donde cientos de familias quedaron damnificadas.
El 40 por ciento de las mujeres en las áreas devastadas no reciben ingresos propios. Muchas son cabeza de hogar y debido al sismo perdieron sus viviendas y sus empleos. La mayoría de ellas, en la actualidad, vive en albergues instalados por el Gobierno Nacional y otros organismos cooperantes. Según datos del Gobierno ecuatoriano, se han contabilizado 28.775 personas albergadas y un total de 5.824 familias afectadas.
Pero, a pesar de la dura situación que atraviesan, no han perdido su entusiasmo ni sus ganas de salir adelante. Del 17-19 de mayo, alrededor de 80 mujeres en las poblaciones de Calceta y Rocafuerte asistieron a un taller de capacitación denominado “Herramientas para mi desarrollo personal y el de mi negocio”, organizado por el Ministerio de Justicia en coordinación con ONU Mujeres.
Este proyecto, al igual que las capacitaciones al personal de Fuerzas Armadas y Policía en temas de prevención de violencia de género, son herramientas que servirán para empoderar y proteger a las mujeres y niñas tras el terremoto.
En medio del sofocante calor y las condiciones adversas, las mujeres fueron incrementando su interés por los temas de manejo de una microempresa, costos de recuperación, horarios de trabajo, manejo de presupuestos y salarios, para poder levantar y mantener un pequeño negocio. Luego de tres días de preparación, muchas ya tenían en mente qué negocio iban a montar.
Valeria Bazurto, Reinalda Zambrano y Rosa Delgado reciben sus diplomas en Rocafuerte. Foto: ONU Mujeres/Romina Garzón

En Rocafuerte, Reinalda Zambrano, tuvo que mudarse a un albergue, pues su casa se vio afectada por el sismo. Ella se dedica a la agricultura y la costura y, gracias a su trabajo, mantiene sola a sus hijos. Dice que el taller ha sido una oportunidad para “tener en alto su autoestima, valorarse como ser humano y apreciar su trabajo”. Reinalda afirma que los nuevos conocimientos adquiridos le ayudarán a ser autónoma y a “no depender de una cosecha ni del padre de sus hijos” para poder alimentarlos y educarlos. En los próximos meses planea montar un taller de costura.
Nancy Álvarez, de 40 años, vive en Calceta, es parvularia y, aunque no perdió su vivienda, quiere apoyar de alguna manera a su comunidad. Sus hijos ya son mayores y por ello, actualmente puede apoyar con el cuidado de las niñas y niños en el albergue que está ubicado en el estadio municipal. Dice sentirse muy agradecida por la motivación que han recibido de parte de las capacitadoras para “tener fuerza y empezar una nueva vida”. Con una gran sonrisa comenta que empezará pronto a formar su pequeño negocio de venta de ensaladas de frutas. “Ya he sacado los porcentajes de inversión y de ganancias. Estoy decida a emprender”, comentó.
En ambos poblados, las participantes de la capacitación recibieron un certificado que avala los conocimientos adquiridos. Todas aceptaron el documento con alegría, gratitud y la esperanza de ver cristalizados sus sueños.
“Nos dimos cuenta del alto potencial de mujeres que conocían oficios pero que necesitaban, posiblemente, herramientas para mejorar su capacidad de producción”, explica Moni Pizani, Representante de ONU Mujeres en Ecuador, agregando que este programa de instrucción básica fue inspirado por las propias mujeres que habitan en estos lugares. “Normalmente, vemos las crisis como un problema, pero de aquí, también salen muchas oportunidades que tenemos que aprovechar. Estamos a la orden para apoyarles en lo que, mínimamente, podamos”.
Los talleres han sido impartidos en tres localidades de la provincia de Manabí, y a cada uno han asistido alrededor de 35 mujeres. La oficina planea extender los cursos de acuerdo a las necesidades que presenten las comunidades afectadas en los próximos meses.

Fuente: unwomen.org

viernes, 30 de septiembre de 2016

El maltrato y el estigma que sufren las "mujeres desechables" del sur de Asia.

En Reino Unido y otras naciones como Estados Unidos y Canadá hay una enorme diáspora del sur de Asia.

Catrin Nye y Divya Talwar BBC

Se casan con ellas, las maltratan y luego las abandonan. A muchas las llevan a vivir a Reino Unido, pero después las regresan a su país de origen, casi siempre India.

Son las "mujeres desechables", como las llama una investigación de la Universidad de Lincoln, Inglaterra.

Y ahora se está pidiendo que estas prácticas, que llevan a cabo en su mayoría hombres británicos de origen asiático, sean tratadas como una forma de violencia doméstica. 


Según los investigadores, estos individuos se llevan miles de dólares de las familias de sus nuevas esposas y los suegros usan a las mujeres como esclavas domésticas.

Las mujeres a menudo son abusadas físicamente y casi siempre abandonadas. A algunas se las trae temporalmente a Reino Unido pero después, bajo el engaño de unas vacaciones, las regresan a India, donde se les retira su pasaporte.

Image copyright AFP Image caption


Las decepciones llegan después de la ceremonia.

Muchas mujeres esconden el hecho de haber sido víctimas de este engaño, así que los investigadores pasaron más de un año tratando de localizar a 57 mujeres en India que habían experimentado el fenómeno para que compartieran sus historias. 


Boda de sueño


Para Sunita (no es su verdadero nombre), el matrimonio comenzó como siempre lo había soñado, en un salón suntuoso en la región del Punjab, en India, con cientos de invitados y un hermoso vestido rojo.


"Todo era grandioso", dice mientras revisa en su teléfono las fotografías de su gran día.

Image copyright AFP Image caption

Las bodas en la India están llenas de colorido.

Después de la boda, su nuevo esposo permaneció con ella durante un mes en India y después él regresó a su hogar en Reino Unido.

Sunita esperaba que él regresara a India poco después y la llevara a vivir con él a su país, pero las cosas comenzaron a ir mal.

"Había pasado casi un año y él no había regresado", cuenta Sunita. "Le pedí muchas veces: 'vuelve a India, ¿cuándo regresas?' Pero él sólo decía: 'ahora no, después'".

"También me exigía mucho. A veces era 'dame dinero', otras veces 'cómprame muebles'".

Cuando empecé a cuestionar si él tenía una esposa (en Reino Unido), y por qué se había casado conmigo, ellos me pegaban por haber preguntado".

Sunita

El esposo de Sunita eventualmente dejó de hablarle por teléfono. Desde entonces no lo ha visto. Y descubrió que él ya estaba casado con otra mujer en Reino Unido.

Como es común en India, y en algunos otros países en el sur de Asia, la familia de Sunita le dio a su esposo casi US$4.000, además de US$5.000 en oro como dote, el dinero o los bienes que se la familia de la novia entrega al esposo cuando se casan.
"Mi vida está arruinada"

Sunita afirma que su esposo y sus suegros también abusaban de ella físicamente.

"Cuando empecé a cuestionar si él tenía una esposa (en Reino Unido), y por qué se había casado conmigo, ellos me pegaban por haber preguntado".

La familia de Sunita no es rica y su padre la observa cuando habla, claramente devastado por lo que ha ocurrido. Gastó miles de dólares en un matrimonio que pensaba que le daría a su hija un futuro feliz.

"Estoy muy molesta. Encuentro muy difícil hablar de ello. Él tuvo relaciones sexuales conmigo, mi vida está arruinada", dice.

Image copyright GETTY IMAGES Image caption.

La doctora Sundari Anitha afirma que hay un "enorme" estigma sobre las esposas abandonadas.

Los investigadores señalan que este problema también existe en Pakistán y Bangladesh, ambos países donde son comunes los matrimonios con personas que viven en Reino Unido, Estados Unidos, Canadá y otras naciones donde es común la diáspora del sur de Asia.

La doctora Sundari Anitha, de la Escuela de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad de Lincoln, habló personalmente con las mujeres afectadas en varios viajes que realizó a Punjab, Nueva Delhi y Gujarat.

Se reunió con mujeres que habían pagado hasta US$32.500 en dote antes de ser abandonadas, mujeres violadas por sus nuevos esposos, algunas que fueron usadas para tener un hijo y después abandonadas y otras que fueron dejadas en India para que trabajaran como cuidadoras y esclavas domésticas para sus suegros.
Arruinada

Asegura que en la cultura patriarcal en el sur de Asia, el hecho de ser abandonada significa que la vida de la mujer está arruinada.

Image caption

Pragna Patel afirma que reconocer el abandono como abuso doméstico mejorará los derechos legales.

"El estigma es enorme e incluso tiene un impacto en otros miembros de la familia. Así, para la hermana de la mujer abandonada será difícil casarse. Y la mujer tendrá dificultades para obtener un empleo, enfrentará inseguridad financiera y será vista como un producto dañado, principalmente por la creencia de que tuvo relaciones sexuales".

El informe recomienda que las autoridades británicas reconozcan al abandono como una forma de violencia doméstica y ofrezcan protección a las mujeres "desechadas" por hombres británicos, incluso si nunca han viajado a Reino Unido.

Pragna Patel, directora del grupo activista Southall Black Sisters, trabajó con los académicos en el estudio y afirma que esto ofrecería un recurso para algún tipo de justicia para estas mujeres que en estos momentos no tienen nada.

El grupo afirma que las partes constituyentes del abandono, como el soborno, fraude, abuso emocional, abuso financiero, conducta controladora y servidumbre doméstica, pueden ser procesados bajo las leyes existentes, pero que "pocos, o quizás ninguno de los perpetradores enfrentan alguna consecuencia".

Image copyright GETTY IMAGES Image caption

Las mujeres a menudo son abusadas físicamente y casi siempre abandonadas.

Las víctimas muchas veces no están conscientes de sus derechos o se sienten demasiado avergonzadas o temerosas de reportar el abuso.

Patel asegura en sólo el mes pasado, su grupo encontró un caso de un hombre que se había casado y abandonado a cinco mujeres diferentes, cada vez obteniendo ganancias financieras.

Un portavoz del Ministerio del Interior británico le dijo a la BBC: "Este gobierno no tolerará el abuso en el matrimonio o en otras relaciones".

"Estamos al frente de la lucha para acabar con la esclavitud moderna, el matrimonio forzado y la violencia doméstica y continuaremos haciéndolo".

Fuente: bbc.com

martes, 6 de septiembre de 2016

Niño de 12 años ingresa a una de las mejores universidades del mundo.

Jeremy Schuler y sus padres el día de su grado de bachiller. / Texas Tech University

Jeremy Schuler se matriculó en la Universidad de Cornell y se ha convertido en el estudiante más joven en entrar a una universidad de la Ivy League, que agrupa a ocho de las mejores instituciones de Estados Unidos.

Por: Redacción Educación

Cuando apenas tenía tres meses, Jeremy Schuler ya era capaz de identificar algunos números y letras, a los 15 meses sabía el alfabeto, a los dos años ya leía libros en inglés, lengua que heredó de su papá, y otros en coreano, herencia de su mamá. Ahora que acaba de cumplir 12 años y se matriculó en la Universidad de Cornell se ha convertido en el estudiante más joven en entrar a una universidad de la Ivy League, que agrupa a ocho de las mejores instituciones de Estados Unidos.

Jeremy fue educado por sus propios padres, ambos ingenieros aeroespaciales, en Texas. No fue oficialmente a ninguna escuela. Su madre, Harrey Schuler, al descubrir la sorprendente habilidad de aprendizaje de su hijo, decidió renunciar a su trabajo y concentrarse en su educación.

“Descubrimos muy pronto que Jeremy no era normal”, comentó su madre a un periódico de Texas, “así que consideramos enviarlo a una escuela para niños talentosos, pero al final nos dimos cuenta de que iba muy adelante. Así que renuncié a mi trabajo y desde entonces me dediqué a la escuela en casa”.

Jeremy le dijo a un periodista del periódico The Guardian que “estaba nervioso al principio, pero ahora estoy más emocionado que nervioso”.

La socialización del pequeño genio ha sido uno de los retos para los padres. “Cuando era niño, en el parque se aterrorizaba cuando otros niños corrían o gritaban alrededor”, recuerda su madre. Una de las estrategias para compensar ese temor fue inscribirlo en clubes de matemáticas, a los que asistían otros niños con interés por los números. De hecho, uno de sus mejores amigos escribió un libro para explicar el videojuego Minecraft, uno de los favoritos de Jeremy, en el que los jugadores pueden realizar construcciones mediante cubos (bloques) con texturas tridimensionales, recolectar recursos, crear objetos con distintas utilidades o combatir criaturas. Aun en esos clubes, a Jeremy le resultaba difícil simpatizar con niños de su edad, y buscaba la compañía de otros más grandes.

Jeremy presentó el SAT, el examen de ingreso a la educación superior en Estados Unidos, en 2014. Su puntaje fue uno de los más altos, ubicándose en el percentil 99,6. A la hora de negociar la entrada de Jeremy a Cornell fue necesario encontrar un nuevo trabajo para su padre cerca de la universidad, en Nueva York. “Quiero asegurarme de que el niño tenga un ambiente sano y feliz durante su crecimiento”, comentó Lance Collins, decano de ingeniería de la universidad.

Joe Bates, un investigador líder en inteligencia artificial que hoy tiene 60 años y entró a la Universidad de Johns Hopkins cuando tenía apenas 13, comentó que una parte importante del éxito con estudiantes tan jóvenes es que mantengan informados a sus padres y consejeros sobre todo lo que les pase. “No va a ser como antes, cuando podías hacerte cargo de todo”, dijo al periódico británico. El lado positivo de una experiencia como esta es que los niños genios ya no se aburren ante los nuevos retos intelectuales que se les presentan.

lunes, 5 de septiembre de 2016

La literatura como terapia.

domingo, 4 de septiembre de 2016

Canciones de amor de Robert Bans, tesoro oculto tras el Muro de Berlín.


Una cassette y un puñado de cartas de amor aparecen en una caja escondida en una buhardilla del Berlín oriental. El hallazgo, analizado por varios expertos, saca a la luz la obra de un músico desconocido y adelantado a su tiempo.


NACHO SERRANO


«He encontrado cuatro canciones grabadas en abril de 1975 que me parecen tan espectaculares que creo que merecen ser escuchadas». Con este mensaje enviado por correo electrónico a un blog musical comienza la historia del fascinante hallazgo de las canciones de Robert Bans, un enigmático cantautor que ha permanecido oculto durante estos cuarenta años y del que hoy en día no se sabe absolutamente nada.


Sergio Odriozola, trabajador de la industria textil residente en Berlín, buscaba piso en la parte oriental de la ciudad a principios de este año cuando a través de unos conocidos dio con una vieja buhardilla abandonada, propiedad de un banco desde hacía décadas. A pesar de estar ruinosa le vio un encanto especial, la compró y contrató a una cuadrilla de obreros para reformarla de arriba abajo. Cuando uno de ellos comenzó a levantar las baldosas del suelo, encontró una caja de cartón.
Bajo las baldosas de la cocina


En su interior había varias cartas y una cassette, enviadas de forma clandestina por un tal Robert Bans a la antigua inquilina de la casa. La última de ellas fechada en mayo de 1975, año en que ésta se muda sin dejar rastro. A través de estas misivas, Sergio va recomponiendo poco a poco la historia: Bans era un periodista estadounidense que en 1960 fue enviado como corresponsal a Berlín, donde mantuvo un intenso romance con una joven alemana llamada Julia Braun, que vivía en la zona este de la capital. Unos meses más tarde, en agosto de 1961, el gobierno comunista levanta el muro literalmente de la noche a la mañana, y Robert y Julia quedan incomunicados. A lo largo del presente texto hemos adjuntado las canciones que contenia la cassete. El primero de todos es el contenido original sin remasterizar.




A partir de entonces, como personajes de una película como «La vida de los otros», la pareja sólo puede contactar mediante cartas que ella guarda bajo una baldosa de su cocina por miedo a que sean descubiertas por la Stasi, y así continúan durante catorce años, hasta el momento en que la correspondencia se interrumpe en 1975. «Supongo que poco a poco la pareja perdió toda esperanza de volver a verse, porque la frecuencia de las cartas va disminuyendo, hasta que un día Julia abandona el piso y prefiere olvidarse de ellas, o tal vez no las lleva consigo por miedo a que sean interceptadas», dice su descubridor.




Al escuchar la cinta, Odriozola descubre que además de periodista, Bans era músico. Grabada un mes antes del envío de la última carta, contiene cuatro canciones registradas en estudio profesional y con banda de acompañamiento en las que puede identificarse a un cantautor soberbio, de voz penetrante y cercana y con un formidable don para la composición. Demasiado bueno para no haber trascendido.

El Berlin de la posguerra- ABC


Tras limpiar y masterizar el sonido de la cinta en los estudios La Masía Music Lab de Barcelona, Odriozola envía las canciones a varios medios de la prensa musical, pero sólo uno contesta interesado (el blog de quien escribe estas líneas). A partir de ahí comienza un proceso de verificación de varias semanas que arranca con mal pie: nada sobre un periodista llamado Robert Bans en Google, imposible encontrar a esa Julia Braun. Las hay a docenas, y es probable que ya haya fallecido. Él, también. Incluso puede que Robert Bans fuera un seudónimo, ya que muchos de los supuestos periodistas enviados a Berlín en 1960 eran en realidad espías.




La historia es ya de por sí casi increíble, pero lo es más al escuchar las canciones. Tras contrastar con varios ingenieros de sonido que efectivamente pudieron haber sido grabadas en 1975 (por las frecuencias, afinaciones, la ausencia de programaciones y el micrófono de ambiente, no de línea) varios críticos musicales las escuchan y convienen que ya no es sólo por la calidad sonora.





Por su concepción musical, los temas de Robert Bans suponen una anomalía cronológica en la evolución estilística de los «songwriters» anglosajones. Casi se podría decir aquello de «suena muy noventas». Reconfirmada su autenticidad al tener acceso a los audios originales, completamente vetustos y desgastados, llega el siguiente paso: localizar esos temas a través de identificadores como Shazam, y buceando hasta la extenuación en Internet. Nada de nada.


Sólo pueden encontrarse los cuatro archivos subidos sin ánimo de lucro por el propio Odriozola a YouTube y Spotify, donde apenas registran unas pocas reproducciones y ni un solo comentario. Pero el malditismo de este magnífico artista quizá tenga las horas contadas a partir de hoy. ¿Sabe usted quién es Robert Bans?

Fuente: abc.es

miércoles, 31 de agosto de 2016

La aventura del niño de diez años que recorrió el mundo en busca de siete animales en peligro de extinción.

 
“¡Oh, ahí hay uno!”, susurra Unai señalando a un cocodrilo desde detrás de unos matojos. Habla con su padre, el fotógrafo Andoni Canela, desde algún lugar de Australia. O Asia. O África. O Estados Unidos
i
Tiene diez años y ya ha visto, en su hábitat natural, leones, hienas, lobos, rinocerontes, bisontes, elefantes, pingüinos, buitres, monos, cebras, antílopes, pumas y otros animales. Durante 15 meses, junto a sus padres y su hermana pequeña, pisó los cinco continentes y desde mañana compartirá sus vivencias en El viaje de Unai un documental que se estrena en la Cineteca de El Matadero de Madrid. Luego viajará a otras ciudades españolas.

La mirada de un niño maravillado con la naturaleza




"Unai siempre ha estado muy motivado por los animales”, cuenta su padre. Pura herencia familiar. Andoni Canela es un reputado fotógrafo de naturaleza (premio Godó de Fotoperiodismo en 2007) que en verano de 2013 emprendió un viaje de 15 meses por el mundo con un propósito:retratar siete animales salvajes amenazados en su propio hábitat.
Junto a las cámaras y los objetivos, en esta ocasión Canela se llevó a su familia, la periodista y escritora Meritxell Margarit y Unai y Amaya, sus hijos. Una vuelta al mundo que ahora exhiben por su valor ecológico y de estima hacia la naturaleza.
No se trata de una exposición emocional, tampoco de un documental de TVE2. Es la revelación de cómo un niño curioso se relaciona con el entorno. “Me ha sorprendido su mirada, aunque ya la conocía. Es muy paciente y también muy optimista. Siempre confiaba en que veríamos al animal que estábamos buscando”, indica Canela.

Unai tiene un discurso ecologista muy natural, que creo que tienen muchos niños”
ANDONI CANELA
Fotógrafo y director del documental
Los 70 minutos de metraje acompañan a la familia por Europa en busca del lobo, Estados Unidos a la caza del bisonte, América Latina al encuentro del puma, la Antártida con la intención de retratar al pingüino, Australia siguiendo al cocodrilo marino, Asia para fotografiar al cálao bicorne y África con el propósito de inmortalizar al elefante. Esta fue la ruta que dibujó Canela, pero el viaje real los llevó a divisar muchos otros animales y a explorar otros rincones del planeta.
“Unai tiene un discurso ecologista muy natural, que realmente creo que tienen muchos niños”, asegura el fotógrafo. La mayoría de las imágenes las grabaron padre e hijo. Solo una pequeña parte corresponden a una productora que los acompañó en algunos momentos.
El guion también es obra familiar, básicamente de Unai y de su madre. “Es muy transparente. Se trata de Unai explicando con sus palabras lo que ve”, señala Canela. “La historia de Unai puede gustar a cualquiera que quiera ver el crecimiento y el aprendizaje” de un niño, añade.
A finales de año, un ‘docu-reality’



Con diez años Unai tuvo la posibilidad de viajar alrededor del mundo. ('El viaje de Unai')
Ahora Unai tiene 12 años. Durante el año y medio de aventura por el mundo fue al colegio mientras estuvieron en Estados Unidos y en Australia. El resto del tiempo su madre ejerció de maestra. Desde su vueltasus compañeros “lo ven como un bicho raro, pero él se lo toma con naturalidad”, explica su padre.
Una experiencia al alcance de pocos niños. Una vivencia que pondrá lo dientes largos a más de uno y que tendrá una segunda vida en televisión: a finales de año Cuatro emitirá, en varios capítulos, las andanzas de la familia Canela-Margarit por el mundo.
“Los cuatro hemos vuelto a siete lugares que ya visitamos para fotografiar otras especies acompañados por la productora del programa”, comenta Canela. Un docu-reality que aún está en fase de edición y que, por ahora, cierra los proyectos que han florecido alrededor de esta vuelta al mundo.
Porque además de la experiencia personal de los cuatro, el año pasado las fotografías de Andoni Canela se convirtieron en el libro La llamada del puma.

Fuente: La Vanguardia

domingo, 28 de agosto de 2016

Por qué no se recuerdan los primeros años de vida.



¿Cuál es el primer recuerdo de una persona? Después de hacer un esfuerzo cognitivo, todos tendrán una primera anécdota o experiencia, al menos una imagen. Quizás sean unas vacaciones familiares en verano o un regalo de cumpleaños y los más probable es que esa remembranza no sea otra cosa que una ficción, que choque con la realidad de los hechos.


Llegada la adolescencia y luego la adultez, los recuerdos de la niñez, si los hay, se cuentan con los dedos de una mano. Sigmund Freud dio el nombre de "amnesia infantil" a este fenómeno ya hace más de cien años. El padre del psicoanálisis señaló a la represión en el inconsciente como el responsable del olvido de los primeros eventos. Con el paso de los años, la teoría freudiana contrastaría con los avances en neurociencia.

El doctor en Neurociencias Pedro Bekinschtein, investigador de los mecanismos moleculares de la memoria, explicó a Infobae: "La cantidad de cosas que se aprenden de chico es impresionante y siempre depende de la memoria. Desde el lenguaje hasta reconocer a tu entorno, ciertos sonidos, olores. Lo que sí no se logra almacenar son experiencias conscientes. Hasta hoy, no hay una respuesta concluyente que explique la amnesia infantil, pero sí hay algunas hipótesis válidas".

El cerebro en desarrollo

El paciente más célebre de la neurociencia fue Henry Molaison, aunque se lo llamaría H.M. a fin de preservar su identidad. Su pasaje a la fama se debió a una operación fallida en el cerebro que buscaba curar su epilepsia y terminó por dañar el hipocampo, la zona clave donde opera la memoria. H.M., luego de la intervención, no recordaba ningún suceso reciente, pero sí podía atesorar cierta información y en base a ella orientar su comportamiento; una réplica del funcionamiento de un bebé.


"Hay determinadas regiones del cerebro que no terminaron de desarrollarse. Los bebés absorben un montón de información, pero no responden de la misma manera con lo que se llama memoria episódica autobiográfica, en la cual el hipocampo es una de las regiones neurálgicas", advirtió Bekinschtein. "También hay una parte frontal de la corteza importante para la memoria, que es otra región que se desarrolla tardíamente, casi al final de la adolescencia".


Hace dos años, Mazen Kheirbek, un investigador de la Universidad de Columbia, publicó un estudio basado en experimentación sobre roedores que sugería una relación entre el olvido y la neurogénesis, que es la formación de nuevas células cerebrales. En los primeros años de vida este proceso se desarrolla a una velocidad tan grande que imposibilita almacenar vivencias porque son relegadas por otras permanentemente.




La falta del lenguaje


"Para poder contar experiencias necesitás cierto manejo del lenguaje, que les da significado y las pone en palabras. Cuando uno es muy chico y todavía no adquirió el lenguaje, no puede almacenar historias como experiencias conscientes", sostuvo el neurocientífico.


Aunque algunos especialistas rechacen la hipótesis lingüística ya que alegan que, por ejemplo, no se registran diferencias en las memorias de los niños que nacen sordos y aquellos que oyen, la psicóloga Robyn Fivush, de la Universidad de Emory, le dijo a la BBC: "El lenguaje nos ayuda a estructurar y organizar nuestros recuerdos. Se trata de una narrativa. Al crear una historia, la experiencia es más fácil de recordar por más tiempo".





El factor cultural


La psicóloga Qi Wang, de la Universidad de Conrell, indagó en los primeros recuerdos de cientos de estudiantes chinos y estadounidenses. No fue sorpresa que los recuerdos de los estadounidenses fueran más extensos, detallados y egocéntricos que las narraciones de los chinos, más breves y concretas. Lo que sí llamó la atención fueron las fechas de unos y otros: en los orientales, los eventos databan de seis meses más tarde.


"En las culturas orientales, los recuerdos de la infancia no son importantes. Si la sociedad te dice que esos recuerdos son importantes, te aferrás a ellos", opinó Wang, quien citó el caso de los maoríes neozelandeses, cuya cultura subraya el valor del pasado, y muchos de ellos recuerdan sucesos ocurridos cuando apenas tenían dos años.


El científico Bekinschtein dijo no estar "tan seguro" de la importancia del factor cultural en la amnesia infantil y añadió: "La mayoría de los recuerdos que tenemos de nuestra infancia son creados o falsos. A partir de fotos y de escuchar anécdotas familiares, uno pierde noción de si de verdad se acuerda la historia o simplemente la recuerda porque se la contaron".


Texto: Maxi Fernández

Fuente: infobae.com